Melancolía

—Quiero que seas feliz —me dijo.

—No te preocupes —respondí —, todos queremos imposibles.

Anuncios