Nomeolvides

Apartó un momento la vista del tejido para mirar por la ventana.

—Lautaro.

—¿Qué?

—Nomeolvides.

Con una sonrisa, él volvió a su crucigrama y completó la nueve vertical. Nunca.

Anuncios